¿Quieres hablar con nosotros? Llámanos al 649 35 45 59.

Osteopatía y la tercera edad

La osteopatía puede acompañar en la vejez ayudando al cuerpo a que se adapte mejor a estas nuevas circunstancias.

Una vez llegamos a esta etapa de la vida, empiezan a aparecer pequeñas molestias que nos hacen la vida un tanto incómoda.

Artrosis, reuma, tendinitis… son una muestra de ello. Son síntomas que muestran pequeñas disfunciones que podemos prevenir y/o corregir en el caso de que ya hayan aparecido.

Eliminando  estas molestias, dolores que nos invalidan en nuestra vida cotidiana…  al poder resolverlos (librarnos de ellos) influirá directamente en nuestro estado de ánimo. Al sentirnos más vitales, ágiles, menos limitados nuestra calidad de vida mejorará.

La hipertensión es una “gran molestia” que podemos minimizar. Puede ser el origen de muchas otras patologías, tales como arrítmias, aneurisma, glaucoma.