¿Quieres hablar con nosotros? Llámanos al 649 35 45 59.

Osteopatía y la infancia

Podemos utilizar la osteopatía como “herramienta preventiva” haciendo revisiones periódicas a nuestros hijos.

Basándonos en la observación de su crecimiento y en su evolución, podremos detectar,  prevenir y solucionar posibles deficiencias físicas y/o emocionales (conductuales). Los primeros años de vida son decisivos para el desarrollo del sistema nervioso, el “encargado” de organizar todas las funciones necesarias para la vida (digestivas, respiratorias, hormonales, cognitivas…). El desarrollo del sistema nervioso y del cerebro se va a ir dando por etapas y esas etapas se tienen que ir consolidando y madurando para que las etapas posteriores puedan desarrollarse sin problemas.

El habla es la finalidad del sistema nervioso para ello el cerebro tiene que tener una buena comunicación entre los hemisferios. Y de esta comunicación se va a encargar el cuerpo calloso (estructura que hay entre los dos hemisferios). Para que el cuerpo calloso se desarrolle bien el niño va a tener que gatear durante un tiempo y de forma correcta, un mala comunicación del cuerpo calloso va a ser el origen de muchas dislexias y de la dificultad con el cálculo y la comprensión de ciertos conceptos.

Es importarte supervisar el desarrollo psicomotriz ya que éste nos puede mostrar posibles problemas que se puedan desencadenar en adelante (dislexia, déficit de atención o concentración, problemas óculo motores,…)

La osteopatía puede también prevenir disfunciones osteoarticulares como son la escoliosis, piernas en valgo, pies planos…

El  desarrollo del niño es algo en lo que hay que estar muy pendiente para poder evitar problemas en un futuro.